La salud bucodental en verano

Pronto se estabilizarán las temperaturas y los desajustes primaverales de la climatología. El verano está al caer y las vacaciones irán llegando. Si en alguna época del año debemos extremar nuestras medidas de higiene bucodental, esa es la estación del sol y la playa; la del terraceo y los ‘excesos’ gastronómicos. En verano se relajan nuestras costumbres, pero no pueden relajarse nuestras precauciones. La salud dental del resto del año está en juego. Dicho lo cual, ¿cómo nos influye el buen tiempo?

summer1

La comida

Es una consecuencia lógica de un invierno y otoño casi siempre duros, pasados por agua o frío, con menos luz y menos vida social. Salimos menos a comer o cenar fuera, viajamos menos y siempre tenemos ‘a mano’ nuestra higiene dental en casa. En verano no: los desplazamientos son constantes y tapeamos, picamos, comemos y cenamos fuera de casa. Nuestra boca lo nota.

El cepillado dental se resiente al relajarse las buenas costumbres; la incomodidad o la falta de hábito nos hace movernos sin cepillo ni pasta dental y, en la práctica, estamos eliminando el obligado cepillado posterior a cada comida. Horarios distintos y deshoras permanentes agravan esta situación, y con el paso de los días, se van acumulando más y más comidas, cañas, cenas, picoteos y parrilladas a ‘caño libre’ para la generación de ácidos y bacterias; siempre atentas y felices ante la falta de higiene oral. La caries vivirá entonces momentos felices.

En verano nos permitimos más excesos en la alimentación. Tendemos a consumir más alimentos azucarados y menos saludables. Además, no solemos ceñirnos a las tres comidas habituales. La confluencia de estos dos factores -menos calidad, más cantidad-, provoca un ataque sin contemplaciones a nuestra boca traducido en caries dental y seria afectación del esmalte.

gelatto1

La bebida

Por si la comida no fuese suficiente, la bebida -más abundante de lo normal por las altas temperaturas, va y lo complica todo aún más. Tenemos mayor tendencia a consumir en verano bebidas azucaradas, o más ácidas de lo normal, con el consiguiente desgaste del esmalte dental.

También en verano tendemos a consumir más alcohol y su consumo merece una reflexión a parte. Las bebidas alcohólicas son bebidas muy ‘sociales’ y su ingesta está directamente relacionada con las vacaciones, el relax, los amigos y las celebraciones en general. Es fácil caer en la tentación de ‘las copas de verano’, pero tenemos que ser conscientes de que el consumo excesivo de cócteles azucarados y bebidas con alcohol comportan más caries. Si a ello añadimos que las bebidas alcohólicas están incluidas por la literatura médica entre los factores de riesgo en cáncer oral se impone una actitud comedida y responsable al respecto de su consumo.

sangria1

Más riesgos

La práctica deportiva, más habitual y más abundante con el buen tiempo, provoca un aumento significativo de los accidentes. La rotura y la pérdida de dientes son comunes y suelen tener en las caídas en la piscina o en los golpes de pelota su principal origen.

protector

Al aumento de riesgos deportivos sumaremos, al sol del veraneo, la necesidad de proteger la piel en general y los labios en particular. Son una zona muy delicada de nuestro cuerpo; sensibles y delicados, sufren con facilidad la excesiva exposición a los rayos solares y, en situaciones extremas, se queman gravemente y derivan en cáncer oral.

Por todo lo dicho es necesario tomar un mínimo de precauciones genéricas para evitar que el verano se convierta en un mal trago para nuestra salud. De manera sintética os recomendamos:

Beber agua de manera abundante; no excederse en el consumo de alimentos azucarados; tener al día tus revisiones dentales antes de marcharte de vacaciones y, lo más importante, no saltarte el cepillado dental al menos en dos de las comidas del día. Disfruta el verano, pero disfrútalo con salud.

 

Cepillos interdentales, complemento de salud

El arsenal de medios para mantener una buena higiene dental ha mejorado con el paso de los años y los avances técnicos y médicos. Hoy disponemos de utensilios de uso particular para el cuidado de nuestra boca que han supuesto una superación del cepillo tradicional como casi exclusiva herramienta en nuestros hogares. Uno de esos instrumentos complementarios de higiene bucodental es el cepillo interdental.

cepillos interdentales

Una forma peculiar

Los cepillos interdentales tiene una forma muy característica, basada en la peculiaridad morfológica de nuestra boca y de nuestros dientes. Su ángulo y sus dimensiones le otorgan una ventaja sobre el cepillo tradicional a la hora de penetrar en los espacios interdentales, no siempre accesibles para las cerdas de los cepillos ‘de toda la vida’. Su forma tan específica permite que se puedan pasar entre los dientes eliminando restos de comida y biofilm dental que los cepillos, manuales o eléctricos, por si solos no pueden arrastrar con su acción mecánica. El cepillo interdental se ha convertido con su utilidad y eficacia en un elemento complementario de enorme importancia para mejorar nuestra salud bucodental, tanto desde un punto de vista estético como propiamente médico, al favorecer la prevención de los problemas derivados de la caries o de la gingivitis.

cepillos interdentales

El uso de los interdentales

Como elemento complementario de una buena higiene dental los cepillos interdentales tienen un momento cronológico concreto para su utilización: siempre deben usarse después del cepillado genérico habitual y antes del enjuague con colutorio. Repasar a conciencia los espacios entre dientes en toda la boca y, siempre, sin actuar con excesiva fuerza o violencia para evitar el daño en las encías. Los interdentales deben fluir cómodamente, y en sucesivas pasadas de dentro a fuera, para garantizar la eliminación de restos de alimentos o acúmulos específicos de esa estructura viscosa de células bacteriales sueltas y agrupadas que conocemos como placa dental; la principal causante de la caries y la enfermedad periodontal.

limpiando

limpoiando2

¿Quién debe usarlos?

Todos debemos utilizar los cepillos interdentales de manera habitual. Es un instrumento complementario de nuestra higiene bucodental y por lo tanto favorece la limpieza. Lo ideal sería incorporar su uso a diario, más todavía si tenemos un problema de ‘apiñamiento’ dental y el cepillo tradicional tiene dificultades para acceder a los espacios entre dientes.

limpiando3

De igual manera es recomendable su uso diario en el caso de pacientes con tratamiento de ortodoncia o con enfermedad periodontal. La propia forma de los brackets favorece la acumulación de restos de comida y obliga a utilizar un instrumental específico para garantizar la limpieza óptima. Los avances técnicos en odontología no solo han llegado a las clínicas dentales, también en nuestros hogares nos podemos beneficiar de ‘inventos’ que nos ayudan a mantener una eficaz higiene de nuestra boca y una salud bucodental óptima. ¿A qué esperas para usar los cepillos interdentales?

Si precisas de más información puedes consultar con nuestros doctores en tu próxima cita.

Siete claves de salud bucodental

Imagen

Son muchas y muy variadas las recomendaciones que se pueden hacer en materia de salud dental, pero como unas son más importantes que otras. Por eso hemos querido resumiros en una colorista infografía las que son siete claves imprescindibles para la salud de tu boca. Desde el cepillado a la alimentación, pasando por la estética o el  negativo consumo de tabaco. Aquí os la dejamos.

7claves

Infografia, claves de salud bucodental

 

Las dudas del cepillado dental

Imagen

Como en todo en la vida, tampoco en la odontología existen las verdades absolutas. Sin embargo, algo parecido a una verdad indiscutible son los beneficios del cepillado en la higiene bucal, y la consiguiente mejora de la salud general de nuestras bocas. Pero, ¿cuándo nos cepillamos bien la boca? ¿Qué es verdad y qué no en materia de limpieza y cepillado dental?

Hemos elaborado una práctica infografía para resolver algunas de las dudas más comunes en materia de limpieza y cepillado de nuestras bocas. Esperamos que os sea útil.

dudas

 

 

Cinco errores al lavarnos los dientes

Imagen

Cepillarse a diario los dientes es una de las normas básicas de la salud dental. No obstante, cumplir con este requisito indispensable de la higiene bucal no es en sí mismo una garantía. Debemos lavarnos los dientes, pero además hacerlo bien. Hemos resumido en una infografía los cinco errores más graves que cometemos, comúnmente, en el lavado de los dientes.

5 errroresdelcepillado